Con los trabajadores regresando a unas oficinas con niveles de ocupación reducidos, el ruido ambiental ha bajado considerablemente. Esto, paradójicamente, ha traído una problemática, las conversaciones en la planta de la oficina son más fáciles de escuchar, lo que supone un problema para la privacidad de las comunicaciones habladas.

Las oficinas, debido al teletrabajo, que ha venido para quedarse de manera general para una gran cantidad de empleados de oficina, tienen un nivel de ocupación no visto antes. Si el ruido suponía un gran problema para la concentración hasta ahora en las empresas, la falta del mismo ha traído otra preocupación, la falta de privacidad.

Cuando hay pocas personas en la planta de la oficina es más fácil que se escuchen las conversaciones entre unos y otros. Esto no es malo de por sí, ya que permite que los trabajadores puedan charlar sin tener que alzar la voz, y por lo tanto no generar molestias sonoras para otros. Sin embargo, también propicia que sea más difícil mantener conversaciones privadas, como por ejemplo las que mantiene un comercial al teléfono con un cliente, o las instrucciones de un gerente a sus responsables de equipos.

Descenso de la productividad

La ansiedad causada por escuchar información delicada, las distracciones que surgen de estallidos repentinos y las preocupaciones con respecto a la capacidad de llevar a cabo conversaciones verdaderamente privadas, son sólo algunos de los síntomas que ocasionan los problemas de falta de privacidad en la oficina. Aunque estas pueden parecer molestias relativamente menores, los efectos se van sumando unos a otros creando el efecto bola de nieve.

La productividad en el lugar de trabajo ha disminuido constantemente en los últimos años, uno de los motivos por los que muchas empresas no han visto con malos ojos lo de mandar a sus trabajadores al teletrabajo al notar que la productividad, lejos de bajar, ha subido durante la pandemia por la COVID-19. Antes de la crisis sanitaria, el motivo de la bajada de productividad se la achacó a los gestores por no adoptar las medidas adecuadas para reducir al mínimo las interrupciones en los puestos de trabajo por el ruido ambiente.

Solucionando el problema

Un informe de la empresa inglesa Remark basado en encuestas a trabajadores, subraya la necesidad de soluciones de enmascaramiento de sonido fiables en el espacio de trabajo actual. Casi la mitad de los encuestados (un 43%) señalaron que trabajan en una oficina de tipo abierto. Aunque estos espacios son ideales para la colaboración, con demasiada frecuencia no se han incorporado medidas de privacidad eficaces en su diseño, lo que crea la tormenta perfecta para frustraciones como las que hemos detallado más arriba.

Las soluciones de enmascaramiento de sonido no sólo permiten que las conversaciones confidenciales permanezcan de esa manera, sino que también ayudan a mejorar la concentración al proteger a los empleados de las agresiones sonoras molestas. Al emitir un zumbido de fondo de bajo nivel, el enmascaramiento de sonido añade una capa auditiva al entorno de la oficina que sirve tanto para oscurecer las conversaciones, como para calmar, dependiendo de las necesidades. Esta solución también permite evitar los métodos tradicionales de insonorización que son engorrosos, costosos y difíciles de instalar.

El enmascaramiento de sonido no inhibe las conversaciones; solo acorta la distancia desde la cual se puede escuchar a un hablante.

En la mayoría de los ambientes de oficina, el sonido viaja entre 15 y 30 metros. Con el enmascaramiento de sonido, la distancia se reduce hasta unos 5 metros, por lo que las conversaciones de ambiente se entienden peor de lo habitual. Los trabajadores pueden oír si se produce una conversación, pero como no entienden lo que se dice en ella, es más fácil ignorarla y distrae menos.

Solución Completa para Enmascaramiento de Sonido Qt Conference Room Edition

La gama de soluciones de enmascaramiento de sonido Cambridge Sound Management de Biamp fabrica los sistemas de sonido QtPro para proteger la privacidad, reducir las distracciones acústicas y mejorar la productividad en el trabajo en múltiples sectores. Gracias a la tecnología de campo directo Quiet Technology, QtPro funciona mediante la emisión de sonidos de fondo uniformes y apenas perceptibles con las frecuencias de la voz humana.

AVIT VISION distribuye en España las soluciones de enmascaramiento de sonido Cambridge Sound Management, líder mundial en este ámbito, que forma parte de Biamp.