¿Es el Enmascaramiento de Sonido seguro para la salud?

El enmascaramiento acústico consiste en introducir en un entorno un espectro continuo y diseñado de sonido de banda ancha, similar al sonido del flujo de aire, para reducir la inteligibilidad percibida de las conversaciones.

En los entornos de oficina (que suelen tener un nivel de ruido ambiente bajo), esta reducción de la inteligibilidad tiene las ventajas de aumentar la privacidad acústica, proteger la confidencialidad y reducir las distracciones de las conversaciones ajenas, aumentando así la productividad en el espacio de trabajo. Estas ventajas también pueden utilizarse en las salas de pacientes y de reconocimiento de los centros médicos, a la vez que ayudan a aliviar las interrupciones del sueño por la noche.

Una pregunta que nos hacen de vez en cuando en las ferias y durante los webinars educativos es si se sabe si el enmascaramiento de sonido puede provocar reacciones físicas adversas, como dolores de cabeza y/o náuseas.

La respuesta breve es que está demostrado que el enmascaramiento de sonido es perfectamente seguro. Pero a continuación ofrecemos una explicación más detallada.

Historia del enmascaramiento de sonido

Los sistemas electrónicos de enmascaramiento de sonido se han usado con éxito en edificios de oficinas desde la década de 1960, sin que ninguna investigación o prueba sugiera que puedan producirse efectos adversos para la salud a través de su utilización. Aunque los avances tecnológicos han permitido que los diseños de enmascaramiento de sonido sean más sofisticados y eficaces, el planteamiento básico no ha cambiado: se usan componentes electrónicos especializados para accionar altavoces, que distribuyen un sonido de banda ancha (centrado en las Frecuencias primarias del habla humana) por todo un espacio.

Nivel de enmascaramiento de sonido (sonoridad)

El enmascaramiento de sonido suele funcionar a un nivel de presión sonora (NPS) medido no superior a 48 decibelios ponderados A (dBA) en una oficina abierta. Este nivel de enmascaramiento de sonido es significativamente inferior y se establece entre 40 y 42 dBA en oficinas privadas. Estos niveles SPL son mucho más bajos que muchos sonidos habituales, como el ruido de la carretera al ir en automóvil o una conversación normal cara a cara (que tiene una media de 65 dBA a un metro de distancia). La ponderación A es un proceso de filtrado que se usa para representar mejor el nivel sonoro basándose en cómo perciben el sonido los seres humanos, y es la norma para medir los niveles de ruido ambiental.

La Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo de EEUU (OSHA) regula los niveles seguros de exposición al ruido en el trabajo en dBA SPL a lo largo del tiempo, según lo publicado en el Título 29 del Código de Reglamentos Federales, Parte 1910.95. Para un periodo de 8 horas, la exposición continua al ruido permitida es de 90 dBA, mientras que para un periodo de 32 horas se permiten 80 dBA. Los detalles completos de esta normativa están disponibles en línea en esta página web de la OSHA.

El decibelio (dB) es la expresión de una relación logarítmica; por tanto, 90 dBA representan una exposición a una presión acústica más de 125 veces superior al nivel de 48 dBA del enmascaramiento de sonido típico en un espacio de oficina abierto. Cabe señalar que las soluciones de enmascaramiento de sonido de Biamp no son capaces de producir niveles de sonido que se aproximen siquiera a los límites de la OSHA. Los conjuntos de amplificador y altavoz son físicamente incapaces de producir energía suficiente para suponer un peligro para la seguridad.

ASTM Internacional

ASTM International es una organización de normalización que proporciona metodologías de ensayo y directrices para evaluar muchos aspectos diferentes de los edificios y la arquitectura. El comité ASTM E33 está formado por consultores acústicos, fabricantes de productos acústicos y laboratorios acústicos que reconocen el enmascaramiento de sonido como una tecnología segura.

En 1970, la ASTM formó un comité para la acústica ambiental y de edificios con la denominación E33. El comité ASTM E33 está formado por consultores acústicos, fabricantes de productos acústicos y laboratorios acústicos. Desde 1970, el comité E33 ha elaborado cientos de normas relacionadas con la acústica de edificios, incluidas cuatro que hacen referencia al enmascaramiento de sonido como tecnología segura y recomendada:

ASTM E1374 – Guía normalizada de acústica de oficinas abiertas y normas ASTM aplicables

ASTM E1573 – Método de ensayo estándar para evaluar el enmascaramiento de sonido en oficinas abiertas a través de niveles de presión acústica ponderados A y de banda de un tercio de octava

ASTM E1130 – Método de prueba estándar para la medición objetiva de la privacidad de las conversaciones en oficinas abiertas a través del índice de articulación

ASTM E2638 – Método de prueba estándar para la medición objetiva de la privacidad de las conversaciones en una sala cerrada

La importancia de una instalación adecuada

Como todas las demás tecnologías audiovisuales profesionales, el enmascaramiento de sonido requiere la instalación y puesta a punto por parte de un integrador de sistemas debidamente formado. Un sistema de enmascaramiento de sonido que no esté instalado correctamente -con emisores (altavoces especialmente diseñados) mal espaciados o cableados fuera de secuencia, y si hay dos canales de salida similares uno al lado del otro- podría crear el efecto de filtrado en peine. Si una persona está sentada precisamente en medio de esos dos emisores, podría crear un malestar (algunos lo denominan problema de fase). Pero esto no debería crear ningún efecto adverso, y el problema puede resolverse fácilmente instalando los emisores en sus ubicaciones adecuadas.

Aunque esté correctamente instalado y ajustado, un sistema de enmascaramiento de sonido introduce un nuevo elemento acústico en cualquier entorno. Por eso, al instalarlo, el sistema debe programarse para que «aumente» gradualmente el volumen al que funciona. Esto ayuda a los que están dentro del alcance del enmascaramiento de sonido a aclimatarse al nuevo sonido de fondo sin interrupciones. La salida debe integrarse de forma natural en la acústica de cualquier entorno y ser casi imperceptible para quienes trabajan en el lugar donde está presente el enmascaramiento de sonido.

Conclusión

La OSHA y la ASTM son sólo dos de las organizaciones que reconocen el enmascaramiento de sonido como una tecnología viable y segura para reducir la inteligibilidad de las conversaciones y las distracciones relacionadas con el ruido, mejorando así la privacidad acústica y la comodidad y productividad en el espacio de trabajo.

El enmascaramiento de sonido también protege la confidencialidad de los pacientes y les ayuda a dormir mejor a la vez que reciben tratamiento en centros médicos. Como pionero en soluciones de enmascaramiento de sonido y desarrollador de la plataforma de enmascaramiento de sonido Qt X, Biamp se centra en la seguridad y eficacia de sus productos y su aplicación. Para ello, Biamp pone a disposición de los clientes personal de acústica/ingeniería, altamente cualificado y experimentado, y se asegura de que los instaladores autorizados reciban formación sobre las mejores prácticas.

Más información sobre las soluciones de enmascaramiento de sonido Cambridge Qt X de Biamp en avitvision.es/biamp/cambridge-sound. Las soluciones Biamp están disponibles en España a través de la Red de Distribuidores Autorizados de AVIT VISION.

Imagen de portada de Mimi Thian