La imagen habitual que tenemos de un edificio de oficinas es la de despachos situados a lo largo de las paredes, mientras una serie de cubículos o mesas asignadas se colocan en el espacio abierto del centro. Una tendencia creciente es adoptar mesas de trabajo comunes en vez de cubículos, o renovar los edificios con plantas abiertas. En todos los estilos de oficina es posible encontrar despachos particulares y salas de conferencias separadas por vidrieras (o paredes finas).

¿Qué tienen en común todos los espacios de oficina? Muy probablemente, trabajadores insatisfechos; pero no por los proyectos, los jefes o incluso los compañeros, sino porque la oficina carece de privacidad para las conversaciones. Las divisiones en cubículos bajos no aíslan contra el ruido del compañero de al lado hablando en voz alta con sus clientes. Las paredes y ventanas de vidrio dan un aspecto moderno, pero las conversaciones que se producen en ellas se escapan con facilidad hacia toda la oficina.

Si bien la mayoría de los gestores de equipos, los responsables de recursos humanos y los de informática son conscientes de que las distracciones acústicas son un problema serio, no son conscientes de que existe una solución rentable que aprobaría hasta el gerente de la empresa con el presupuesto más ajustado. Tampoco tienen en cuenta que quien mejor puede solucionar el problema es un integrador AV o IT. La solución se llama enmascaramiento de sonido y es una de las maneras más eficientes para eliminar los problemas acústicos de cualquier oficina.

El descontento de los trabajadores

Desde el Center for the Built Environment de la Universidad de California en Berkeley se realizó una encuesta a más de 25.000 trabajadores, en más de 2.000 edificios para determinar cuál era para ellos el principal problema del ambiente de trabajo.

Los investigadores descubrieron que, de entre todos los factores del ambiente de trabajo, incluidos la disposición de la oficina, el mobiliario, la temperatura, la calidad del aire y la iluminación, la privacidad de las conversaciones era el factor que les producía un mayor descontento.

¿Qué es la privacidad de las conversaciones? En pocas palabras, es la capacidad, o incapacidad, de un oyente no intencionado para entender una conversación entre otras personas. El descontento con el nivel de privacidad de las conversaciones significa que los trabajadores escuchan por casualidad conversaciones que no deberían escuchar, lo que distrae y resulta y molesto.

Los resultados de la encuesta de la Universidad de California se han confirmado tras otro estudio. Un grupo de investigadores de la Universidad de Sídney, Australia, ha hallado que la falta de privacidad de las conversaciones es la primera queja entre los trabajadores en oficinas con cubículos y en oficinas de planta abierta. El 60% y el 50% de trabajadores, respectivamente, lo describen como un problema de primer orden.

Fuente: Análisis de datos del Center for the Built Environment por Jungsoo Kim y Richard de Dear, Universidad de Sídney

La Universidad de California en Irvine descubrió que los trabajadores sufren interrupciones una vez cada once minutos y llegan a tardar hasta 23 minutos en recuperar por completo el ritmo de trabajo tras ser interrumpidos.

La pérdida de productividad

En un reciente estudio presentado en el Congreso internacional sobre el ruido como problema para la salud pública, los investigadores descubrieron que los trabajadores pierden una media de 21,5 minutos al día por culpa de las distracciones provocadas por otras conversaciones, lo que convierte a la falta de privacidad de las conversaciones en la principal causa de pérdida de productividad. Otro estudio de Steelcase/Ipsos en 2014 halló que los trabajadores perdían unos 86 minutos al día por culpa de las distracciones acústicas. Aun siendo conservadores en las estimaciones, esta pérdida de productividad conlleva grandes pérdidas económicas para las empresas. 21,5 minutos al día equivalen a más o menos el 4% de la jornada laboral media de un trabajador.

Las consecuencias legales

La falta de privacidad de las conversaciones no engloba solo las distracciones de los trabajadores y el gasto para los empleadores; también implica que los trabajadores pueden escuchar conversaciones que no deberían escuchar.

Las paredes delgadas de los despachos privados no garantizan la privacidad del sonido con las puertas cerradas, que incluso generan una ilusión de privacidad que puede resultar contraproducente. Si la gente equivocada escucha ciertas conversaciones, se podría producir la peor pesadilla para el personal de recursos humanos de cualquier empresa. En algunos casos, la privacidad de las conversaciones insuficiente puede incluso ser ilegal. Un ejemplo se da en las oficinas donde se comparte información médica, como las conversaciones entre médicos y pacientes. Estos lugares deben asegurar la privacidad para cumplir con las normas sanitarias.

Enmascaramiento de Sonido: la solución al problema de privacidad en las conversaciones

Aunque todo el mundo sabe que el ruido en la oficina es un problema, pocos saben que existe una solución al problema más allá de dar un despacho particular a cada trabajador.

El tratamiento acústico más sencillo para combatir la falta de privacidad de las conversaciones es el enmascaramiento de sonido.

A pesar de que la tecnología apareció en los años cincuenta, la mayoría la desconoce. Básicamente, el enmascaramiento de sonido es el proceso mediante el cual se agrega un sonido de fondo no intrusivo de nivel bajo para reducir la comprensibilidad del habla humana y las distracciones acústicas del ambiente. Se parece bastante al “ruido blanco”, pero ahora veremos la diferencia.

Parece que no tiene sentido añadir sonido al ambiente para que haya menos ruido; no obstante, el sonido se enmascara de esta manera. El sonido enmascarador se ajusta específicamente a las frecuencias de la voz humana para cubrir, o “enmascarar”, el exceso de ruido al hablar y crear un ambiente acústico más agradable. La instalación de un sistema de enmascaramiento de sonido incluye el cableado por encima de las placas del techo y la conexión de los cables a un módulo centralizado de control, que se almacena en la sala de servidores.

El enmascaramiento de sonido no inhibe las conversaciones; solo acorta la distancia desde la cual se puede escuchar a un hablante.

En la mayoría de los ambientes de oficina, el sonido viaja entre 15 y 30 metros. Con el enmascaramiento de sonido, la distancia se reduce hasta unos 5 metros, por lo que las conversaciones de ambiente se entienden peor de lo habitual. Los trabajadores pueden oír si se produce una conversación, pero como no entienden lo que se dice en ella, es más fácil ignorarla y distrae menos.

En el Enmascaramiento de Sonido lo que importa es la uniformidad

Mucha gente confunde el enmascaramiento de sonido con el ruido blanco. De hecho, si se sube el volumen del ruido blanco, produciría un sonido siseante constante, como el de una radio cuando no está sintonizada. El enmascaramiento de sonido, por otra parte, suena de manera más agradable y apenas se nota. Se parece al sonido de una brisa a través de un conducto. Los fabricantes diseñan los sonidos enmascaradores de maneras diferentes, pero todos se centran en la calidad del sonido y el nivel de decibelios que enmascara la comprensibilidad de la voz humana.

Para instalar un sistema de enmascaramiento de sonido, es necesario establecer el espectro ideal para enmascararlo y, a continuación, amplificarlo al volumen adecuado. Una vez se ha completado este paso, el encargado de integrar la tecnología debe asegurar que el volumen sea constante en toda la oficina.

Si el sonido enmascarador es demasiado bajo, no surtirá efecto, y si es demasiado alto, será una distracción. El volumen adecuado para enmascarar el sonido no debe superar los 48 decibelios (dBA). A modo de comparación, una conversación de oficina entre dos personas sentadas una al lado de la otra se produce a unos 60 dBA.

La relación entre las voces y el sonido enmascarador asegura que este no afectará a la comprensión del mensaje en una conversación entre dos personas, pero reduce la capacidad de escuchar por casualidad una conversación a 5 o 10 metros de distancia.

Ventajas del Enmascaramiento de Sonido sobre el Ruido Blanco

  • El enmascaramiento de sonido nunca está demasiado alto ni demasiado flojo; tiene el volumen ideal
  • El enmascaramiento de sonido está perfectamente diseñado para ajustarse a la voz humana y enmascararla, con la frecuencia y los decibelios adecuados
  • Los sistemas de ruido blanco emiten un sonido siseante con un tono más elevado que no se corresponde con la frecuencia de la voz humana.
  • Los equipos y generadores de ruido blanco intentan compensar la falta de precisión con más potencia, lo que produce un ruido de fondo muy alto que acaba distrayendo.

La división adecuada por zonas en el Enmascaramiento de Sonido

También es importante dividir el área de trabajo por zonas para producir el volumen ideal para enmascarar el sonido.

El sistema debe adaptarse lo suficiente a las diferentes características arquitectónicas y tener en cuenta el tamaño de la sala, la altura del techo, el mobiliario, los tratamientos acústicos y más factores, además de adecuar el volumen para proporcionar un campo acústico constante. Para realizar todo esto, se divide el sistema en zonas más pequeñas, para agrupar las áreas con una acústica similar y así ajustar el sistema a cada entorno.

Un ejemplo sencillo sería en el que el área central sería de tipo abierta y los despachos particulares y los pasillos se encontrarían en zonas separadas. Cada una de estas áreas tiene una acústica diferente, por lo que es importante poder ajustar el enmascaramiento para cada espacio sin que afecte al resto de zonas. No significa gestionar cada par de altavoces individualmente: un buen sistema de enmascaramiento de sonido producirá un sonido constante dentro de cada área acústica, mientras permite agrupar áreas similares por zonas. Como lo importante es que el sistema sea uniforme, no se recomienda que el usuario final lo controle. La mayoría de los trabajadores no se dará cuenta del sistema de enmascaramiento de sonido.

Una vez instalado, necesita un mantenimiento rutinario como el de las señales de salida de emergencia.

Enmascaramiento de sonido: No solo para oficinas

Aunque las oficinas son el entorno más habitual donde se aplica el enmascaramiento de sonido, existen otros sectores e industrias que pueden hacer buen uso de la tecnología.

Las instituciones académicas son ambientes ideales para instalar soluciones de enmascaramiento de sonido, ya que los estudiantes agradecerían tener menos distracciones acústicas en zonas como salas de ordenadores, aulas de exámenes y bibliotecas. Las empresas de centros de llamadas pueden aprovechar el enmascaramiento de sonido para facilitar la escucha de las llamadas y asegurar la confidencialidad de la información. En las instituciones financieras, el enmascaramiento de sonido es un método efectivo para mantener la información privada a salvo de oídos indiscretos.

Como ya hemos mencionado anteriormente, el sector sanitario necesita proteger la privacidad, no solo para garantizar la confidencialidad del paciente, sino también para que los pacientes en las habitaciones se recuperen con menos distracciones acústicas.

Instalando un sistema de Enmascaramiento de Sonido

Solución Completa para Enmascaramiento de Sonido Qt Conference Room Edition

Los sistemas de enmascaramiento de sonido varían según su complejidad: algunos de ellos están compuestos por docenas de componentes, multitud de direcciones IP y una instalación informática complicada, mientras que otros funcionan con un sencillo módulo de control montado en la pared, cables de categorías conocidas y altavoces conectados en cadena. En la mayoría de sistemas de enmascaramiento de sonido, los altavoces se gestionan desde un módulo de control central instalado en la sala de servidores o en otra ubicación parecida. Los módulos de control pueden conectarse a la red y protegerse mediante contraseña, pero como los sistemas de enmascaramiento de sonido están concebidos para instalarlos y olvidarse de ellos, muchos usuarios finales los mantienen desconectados por completo de la red.

El único cambio diario que podría necesitar un sistema de enmascaramiento de sonido sería bajar el volumen por la noche para que los guardas de seguridad puedan escuchar por toda la oficina, y aun así se puede configurar el sistema para que lo haga automáticamente.

No obstante, cabe destacar que muchos sistemas también incluyen funciones de megafonía y música de fondo y que la integración de estas funciones podría determinar la ubicación del módulo de control. Los sistemas de enmascaramiento de sonido no interfieren con los sistemas de megafonía o intercomunicación que haya instalado previamente la empresa.

Se pueden clasificar los sistemas de enmascaramiento de sonido en dos tipos.

  • En los sistemas de “campo directo”, los altavoces se instalan en el interior de las placas del techo, o en las vigas y columnas en el caso de los techos abiertos, y emiten el sonido directamente hacia el ambiente. Normalmente utilizan muchos altavoces pequeños y se necesita realizar menos ajustes del tono porque el sonido se reproduce de manera directa en el área ocupada.
  • También existen los sistemas “por conductos”, en los cuales los altavoces se instalan sobre las placas del techo y el sonido se proyecta desde el suelo del techo hasta el ambiente que se encuentra más abajo. Suelen utilizar menos altavoces que el sistema anterior, pero también son más grandes y es necesario realizar más ajustes del tono por los obstáculos que se encuentran en los conductos de ventilación (aparatos de aire acondicionado, soportes para cables…), que alteran el sonido que se emite a través del área ocupada.
Sistema por conductos de DynasoundPro

Cada sistema de enmascaramiento de sonido tiene sus ventajas y sus desventajas. Decidir qué sistema es mejor depende del encargado de la instalación y del cliente. La única cosa que tienen en común todos los sistemas es que la instalación la debe llevar a cabo un profesional con experiencia en la instalación de cableado.

Acerca de Cambridge Sound Management

Cambridge Sound Management, Inc. fabrica los sistemas de enmascaramiento de sonido QtPro para proteger la privacidad de sonido, reducir las distracciones acústicas y mejorar la productividad en el trabajo en múltiples sectores. Gracias a la tecnología de campo directo Quiet Technology, QtPro funciona mediante la emisión de sonidos de fondo uniformes y apenas perceptibles con las frecuencias de la voz humana.

Soluciones rentables y fáciles de instalar que se utiliza en millones de metros cuadrados por todo el mundo, por empresas, instalaciones sanitarias y educativas, sedes financieras e instituciones gubernamentales.

Las soluciones de enmascaramiento de sonido de Cambridge Sound son distribuidas en España y Portugal por AVIT VISION