7 pasos para Asegurarte de que Compras las Tecnologías Audiovisuales Adecuadas

La experiencia del usuario (UX) debe ser un factor importante a la hora de seleccionar equipos audiovisuales para tus salas de reuniones o espacios de aprendizaje. Por eso, aquí tienes una lista de comprobación de UX para determinar si un producto es adecuado para tu situación.

¡No tengo tiempo para esto! ¡No consigo que funcione! ¡No me gusta la tecnología!

Imagina a un colega pronunciando esas palabras en medio de una sala de reuniones, agitando el mando a distancia en el aire y golpeando con rabia el botón de encendido. Fácil de imaginar, ¿verdad? Y es probable que hayas estado en la piel de esa persona en algún momento. Debido a experiencias tan estresantes en el pasado, muchos consideran que los equipos audiovisuales son un mal necesario. Conseguir que los proyectores, las pantallas y el sonido funcionen se ha convertido en una parte aceptada del frustrante ritual del comienzo de cada reunión o presentación.

Demasiadas funciones entre las que elegir

El responsable de TI/AV de una empresa puede tener mucho entre manos. Son el enlace entre la tecnología y los usuarios, y tienen la tarea de reducir la complejidad. Pero, ¿cómo evitarla? El sector tecnológico avanza a una velocidad vertiginosa. Te bombardean con anuncios de dispositivos con cada vez más funciones: resolución 12K, configuración inalámbrica, escáneres de reconocimiento facial y cualquier otra locura que puedas imaginar. ¿Qué criterios debes utilizar para sacar el máximo partido a tu presupuesto, asegurándote al mismo tiempo de no crear más problemas informáticos a tus colegas? ¿Cómo animas a los usuarios a adoptar las tecnologías audiovisuales actuales con todas sus características y funciones?

Innovar por innovar

Hay miles de fabricantes de tecnología cuyo único objetivo es vencer a la competencia creando nuevos productos con más funciones o más modernas.

Con demasiada frecuencia, la innovación de los productos no se centra en resolver un problema, sino en otra cosa que no ayuda a que tus empleados se sientan menos frustrados y sean más productivos. Por ejemplo:

  • Crear algo impresionante
  • Para superar los límites de lo posible
  • Para ganar más dinero, rápido
  • Para subvertir el statu quo
  • Para seguir las tendencias
  • Para evitar el miedo a perderse algo y ser derrotado por la competencia

Ninguna de estas «razones para innovar» sitúa al usuario en el centro del proceso de diseño.

El valor de la tecnología

Si una empresa audiovisual es incapaz de describir el valor que crea su tecnología, entonces la tecnología no tiene valor.

El valor, en el contexto que nos ocupa, se refiere a la suma de los beneficios del producto tal y como los percibe el cliente, medidos por cuánto está dispuesto a pagar por el producto. Por tanto, el valor no sólo se refiere al precio pagado por realizar una compra. También importan la eficiencia y la eficacia de la solución tecnológica.

Por tanto, un producto que tiene valor es el que hace lo correcto a un precio aceptable. La tecnología adecuada, aplicada de forma significativa, tiene el potencial de marcar toda la diferencia del mundo tanto para las empresas como para los usuarios. Sin embargo, la tecnología debe seleccionarse teniendo en cuenta las necesidades de la empresa, las necesidades de los usuarios y los problemas a los que se enfrentan en su vida profesional cotidiana.

Las soluciones Modena de Biamp hacen que la colaboración sin cables sea fácil, cómoda y productiva.

Eligiendo la tecnología adecuada

La experiencia del usuario tiene muchas facetas, y podríamos escribir varios posts sólo sobre la definición del término. En su lugar, hemos creado una lista de comprobación para evaluar si el equipo que estás considerando comprar es la solución adecuada para los usuarios.

Lista de comprobación UX

Las soluciones audiovisuales que estás considerando, ¿son realmente soluciones…?

Útiles
¿Responde el producto a una necesidad real y común? ¿Es algo que has visto realmente, o es en parte inventado?

Utilizables
¿Se puede utilizar la solución para alcanzar fácilmente los objetivos establecidos? ¿Lleva a los usuarios hasta el final, o sólo hasta una parte del camino?

Sencillas
¿Los usuarios pueden encontrar rápidamente las características y funciones más importantes del producto, o están ocultas? ¿Los clientes tienen que pensar demasiado para utilizar el producto?

Deseables
¿Desean los clientes utilizar este producto y/o sus funciones? ¿Es el producto intuitivo y agradable de utilizar?

Valiosas
¿Aporta el producto algún tipo de valor? ¿Ahorra tiempo? ¿Dinero? ¿Mejora los métodos de los usuarios? ¿Les ayuda a conseguir un objetivo?

Confiables
¿La empresa que fabrica y respalda el producto es fiable y segura? ¿Parece el producto algo en lo que merezca la pena confiar, tanto por su calidad de fabricación como por sus funciones?

Accesibles
¿Puede utilizar el producto todo el mundo, independientemente de sus capacidades físicas?

Aunque es cierto que muchas de las últimas y mejores tecnologías audiovisuales tienen muchas funciones impresionantes, es importante recordar que, al fin y al cabo, se trata de hacer el trabajo de la forma más fácil y eficaz posible. Y a veces, lo sencillo es lo mejor.

Para más información sobre las soluciones tecnológicas de Biamp y su gama completa de productos, visita www.biamp.com.es. Las soluciones Biamp son distribuidas en España por AVIT VISION y están disponibles a través de su red de instaladores e integradores oficiales.
Foto de portada de Sigmund en Unsplash

Descubre más desde AVIT BLOG

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.