Foto de Chrispitality

El valor y la eficiencia de los Selectores de Presentación Todo-En-Uno.

La típica instalación de sala de conferencias o presentaciones de tamaño medio se compone de unos 8 dispositivos y por lo general incluye un controlador, conmutador de audio, conmutador de vídeo, escalador de vídeo, transmisor de par trenzado, procesador de señal de audio digital, mezclador de micrófono y amplificador. Este sistema representa una pesadilla para el instalador, y consume un promedio de 55 horas o más de programación. Y teniendo en cuenta el hecho de que tal sistema se compone de una amplia variedad de componentes dispares, es casi imposible estandarizar un sistema en una escuela o empresa.

Los Selectores de Presentación All-In-One (Todo-En-Uno) resuelven este problema mediante la integración de todos los típicos dispositivos independientes en una sola caja. Esto lleva a simplificar notablemente las instalaciones y la solución de problemas, gracias a la eliminación de las decenas de interconexiones entre estos dispositivos. Además, con menos cables y componentes involucrados, se reducen los posibles puntos de fallo. El firmware embebido asegura que todos los componentes trabajan juntos sin problemas y la gestión de la configuración a través de Web hace que la personalización sea fácil. En pocas palabras un Todo-En-Uno reduce drásticamente el tiempo de programación de semanas a horas.

Además los Todo-En-Uno ocupan mucho menos espacio que las instalaciones tradicionales, que utilizan componentes separados. Los requisitos de espacio de rack se reducen por lo general de 20U a 3U, liberando un valioso espacio en rack que permite que toda la solución se pueda situar en entornos de almacenamiento únicos, como un aparador o un atril. El resultado para el usuario final es una solución flexible que se puede estandarizar a través de su infraestructura y con el tamaño adecuado para que se ajuste a las necesidades de cualquier sala.

Una solución de chasis único requiere mucha menos energía para operar que una instalación tradicional, lo que se traduce en un ahorro sustancial de costes durante la vida útil del equipo. Esto es especialmente destacable en los Todo-En-Uno que ofrecen modo en espera (standby). Por último, un solo chasis genera menos calor, lo que reduce el coste de funcionamiento del aire acondicionado para mantener el equipo fresco.

Es imposible exagerar el valor de la estandarización. Mediante la normalización de una solución, el cliente disfruta de un importante ahorro de costes en la formación, en el soporte y en el inventario de piezas de repuesto. Los usuarios finales se sienten mucho más cómodos con su equipo en la sala de conferencias y disfrutan de una mayor productividad. Y además el personal de soporte tiene muchos menos puntos de fallo que diagnosticar y solucionar.

La familia de Switchers AMX Enova DVX fue diseñada desde cero para satisfacer las necesidades específicas del mercado, y supone un estándar que se ajusta como un guante a una amplia gama de aplicaciones, como salas de presentaciones, aulas, salas de conferencias y auditorios. Y con las tecnologías exclusivas de AMX SmartScale e InstaGate Pro a bordo, el video es escalado al tamaño perfecto en cada salida y las molestias de la distribución de las señales HDMI/HDCP son eliminadas.

Más información y modelos de Todo-En-Uno disponibles en: http://www.amx.com.es/totalenvironment.php?Tipo_Prod=7

0 Valórame