Podrían eliminarse muchas de las dificultades inherentes a la instalación y terminación de la fibra si le incorporamos un revestimiento, lo suficientemente duro y concéntrico, que permitiera a los técnicos terminar la fibra sin necesidad de llegar al verdadero vidrio, pero, ¿es posible?

El problema de fondo con el vidrio, que es la base de los cables de fibra óptica, y especialmente con un vidrio del tamaño de un pelo humano, es que es muy frágil, si lo curvas se rompe, si lo expones a la humedad queda reducido a sílice, y cualquier imperfección en la superficie provocará, muy probablemente, que falle.

En definitiva, el vidrio es muy frágil y terminar vidrio puro, del tamaño de un pelo, tiene un proceso delicado para cualquiera. Sin embargo, esto es precisamente lo que se le ha requerido a todo el mundo en los últimos más de 30 años. El técnico, además, tiene que ser muy preciso y cuidadoso ya que puede resultar un proceso incluso peligroso. Esto se añade a la complejidad de un procedimiento que lleva bastante tiempo aprender y que requiere una eficiencia y continuidad para poder hacerlo con garantías a lo largo del tiempo.

Pero ¿Qué sucede si no es necesario retirar el recubrimiento protector del vidrio para terminarlo en un conector? ¿Qué significaría esto para el proceso de terminación? ¿Qué supondría para la durabilidad de la fibra?

Lo cambia absolutamente todo. Redefine la Fibra.

En Cleerline se propusieron esto y comenzaron por usar un método de fabricación que estuviera muy probado en la industria. Eligieron el modelo: Vidrio, Vidrio, Polímero de Fibra (Glass, Glass, Polymer). Es una solución reconocida como el sistema de construcción de fibra más duradero del mercado. A continuación, le modificaron la capa de protección, haciéndola más delgada. Para ello utilizaron un polímero patentado SSF para el revestimiento. Éste permite ser cortado con un cortador de fibra “cleaver” estándar, en la propia instalación. Y como la fibra está siempre protegida, hace que su manipulación se simplifique enormemente.

Los beneficios de la fibra SSF propietaria GGP (Glass, Glass, Polymer) son: es más Fuerte (Stronger), más Segura (Safer), y más Rápida (Fast) de terminar que cualquier otro producto en el mercado.

STRONGER (Fuerte) – 10,000 veces más longevidad en curvatura y hasta 200 veces más duradera, lo que permite a los técnicos tratar el producto como si se tratara de cable de par trenzado estándar.

SAFER (Segura)– La fibra con su pequeña capa de revestimiento se puede curvar mucho más y la fibra GGP revestida de 125 um. no se clava en la piel.

FASTER (Rápida) – SSF™ es más rápida de terminar por el técnico ya que requiere de menos pasos de preparación y precauciones. En general la fibra SSF™ es mucho más simple de manejar y también permite un aprendizaje mucho más rápido y fácil para realizar conexiones de calidad.

Las soluciones de fibra Óptica de Cleerline son distribuidas en España por AVIT VISION. Para más información acude a http://avitvision.es/cleerline

1